Me llamo Concepción , acudí a Centro Nacer después de haber hecho terapia holística con registros akáshicos, una terapia para ver en mi árbol genealógico qué sucedía, ya que no conseguía gestar . La terapeuta me derivó a Centro Nacer, en un primer momento no sabía, dónde ni a qué iba a ese sitio, pero si sumaba yo lo cogía.

La primera sesión fue dura,  al relatar mi historia de vida; eso sí, mientras hablaba, mi cuerpo se calmaba, mi presión bajaba. Después de la toma de contacto Nieves me comentó cómo era su trabajo….osteopatía, terapia craneosacral, miosvisceral, miosfacial (todo me sonó a chino), pero yo sentía que tenía que intentarlo porque lo necesiba, lo mismo me sucedió cuando empecé yoga.

Cada sesión para mí era mágica, es mágica, llegar a identificar la presión de mi cabeza de dónde venía, sentir que el casco que me apretaba se iba y me calmaba, que el calor sentido en mi cuerpo por la presión ejercida de sus manos me sanaba. Sentirlo día tras día después de las sesiones, ver los resultados en la regularización de mi periodo y  en mi vida laboral y sentimental porque me sentía más en paz.

Trabajamos mi cuerpo, mente y alma para la llegada de mi bebé.

Llegó el momento del tratamiento con reproducción asistida, era la primera trasferencia, después de muchas que lo había intentado,  en que  lo hacía plena de paz y entusiasmo, super positiva también. Llegó mi positivo. Nieves afirmó que vivió mi alegría como si fuese suya.

Mi bebé se marchó, no pudiendo completar su camino aquí; ahora siento que estuvo conmigo el tiempo que él necesitaba estar, para mí, mi segundo ángel del cielo. Con Nieves he logrado dar el lugar a mi Angel, estar tranquila y no castigarme ni culparme. Al contrario coger más impulso para seguir adelante y ¡cumplir mi sueño!.

 

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat
Powered by