La psiconeuroinmunología es una ciencia que estudia la relación que existe entre las distintas partes del ser humano: mente, sistema inmune, sistema endocrino, sistema nervioso… y que nos sirve para recuperar su homeostasis (equilibrio).
Múltiples estudios demuestran que los diferentes sistemas del cuerpo se relacionan entre sí. Si tenemos un déficit en una hormona o una carencia alimenticia, nuestro sistema inmune no va a funcionar con toda su plenitud y no sanaremos con la eficacia que deberíamos hacerlo. Por ejemplo:

Si nuestro intestino está dañado, no se fabricará serotonina en la cantidad adecuada y nuestras emociones tenderán a la tristeza, ansiedad…

Si tenemos un exceso de estrógenos tendremos síntomas concretos, como tendencia a la inflamación, a engordar, problemas menstruales o de fertilidad

Si nuestra alimentación predominan los hidratos de carbono refinados, nuestro hígado, páncreas, intestino e incluso nuestro comportamiento se resentirán.

Los hábitos que tenemos: alimenticios, deportivos, formas de pensamiento… tienen mucho que ver con cómo se expresa nuestro sistema inmune. La psiconeuroinmunología plantea una nueva forma de abordar la infertilidad favoreciendo los mecanismos de autocuración de nuestro cuerpo.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra fertilidad?

Hay tres aspectos conocidos que reducen la fertilidad y es importantísimo mantenerlos controlados:

• El gluten. Las personas con una predisposicióń genética tienen que seguir una dieta sin gluten.

• La vitamina D. Los niveles saludables tienen que mantenerse entre 40 y 80 ng/ml en el análisis de sangre. Es recomendable tomar el sol y comer alimentos ricos en vitamina D como la seta shiitake, la yema del huevo, el hígado de pescado, el pescado azul, las sardinas, y el queso de oveja o de cabra. También encontramos suplementos naturales de vitamina D3 que pueden ayudarnos a conseguir unos buenos niveles.

• La homocisteína. Valores elevados de esta proteína se relacionan con problemas de implantación y abortos espontáneos. Hay que estudiar si el origen de la acumulación de homocisteína es una carencia vitamínica por mala alimentación.
Para un metabolismo correcto de la homocisteína, necesitamos evitar o reducir el consumo de café y mantener niveles adecuados de ácido fólico, vitamina B12, vitamina B6 y betaína.

Por lo tanto, recomendamos los alimentos ricos en:

Ácido fólico, como por ejemplo, la cerveza (sin gluten), los cacahuetes, las judías azuki, los espárragos y las espinacas.
Vitamina B12, como por ejemplo, el marisco y el pescado.
Vitamina B6, como por ejemplo, los pistachos, los garbanzos y los plátanos.
Betaína, como la remolacha y el brócoli.

La mejora de estos hábitos alimentarios es una herramienta muy poderosa para recuperar la fertilidad.

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat
Powered by