«El dolor ha siso creado e institucionalizado por la ignorancia, y se mantiene porque constituye un formidable instrumento de poder».

Consuelo Ruiz

 

El llamado dolor de parto es muy importante para el parto normal. El dolor es el que va a activar a todo el sistema neuroendocrino para que se empiecen a fabricar endorfinas y se empiece a fabricar oxitocina. Entonces si tú interrumpes esa información lo que vas a impedir también es que se liberen todas esas hormonas que son hormonas que van a facilitar el parto y que van a disminuir esa sensación dolorosa incluso a borrarla por que llega un momento con las endorfinas que la mujer pasa a otro estado de conciencia y no siente dolor.
Si se elimina el dolor también se elimina toda la fisiología normal y autorreguladora. Esta es la razón por la que hay tantos fórceps, ventosas, cesáreas si se utiliza la epidural.
El miedo, mantiene activo el sistema nervioso simpático impidiendo la relajación y la distensión de los músculos del útero, produciendo el movimiento espástico o espasmódico del útero, lo que impide la dilatación del cérvix.


Los partos son dolorosos porque estamos desconectadas del cuerpo; no sentimos nuestro útero.
La Educación Maternal debe acompañar y guiar la toma de conciencia corporal , debe ocuparse de aspectos como la respiración, el tono muscular, la postura, la relajación, el reconocimiento y comprensión del propio cuerpo, la capacidad de concentración y disfrute de las vivencias corporales, orientar a la mujer hacia la libertad de movimiento, el desbloqueo general del cuerpo y el reconocimiento de sensaciones y emociones, entre otras. Es decir, actuar desde la globalidad de la mujer,
Esta es nuestra propuesta en Nacer, una Preparación al parto que parte de una visión holística de la mujer.