Aquí te presento un hermoso escrito de Bianca Buchal que he traducido del libro Gravidanza consapevole (Embarazo consciente), nos ofrece el buen diálogo entre madre e hijo cuando éste todavía está en el vientre materno , porque … para un embarazo consciente , la educación comienza antes del nacimiento.

Buchal , nacida en 1915, ha marcado fuertemente la comprensión de la maternidad y la crianza de los hijos y se ha convertido en un punto de referencia en términos de educación prenatal y primera infancia.

Lecciones para niños que aún están en el útero:

» En el corazón de cada mujer hay una Madre, tenga o no tenga hijos.

Este pensamiento incluye a todas las mujeres que no son madres biológicas, a todas aquellas que podrían ser madres en el futuro, así como a todos aquellas que no tienen hijos, pero sienten la misma ternura, gracia y belleza del corazón de una madre.
Esta es la razón por la cual las mujeres de todo el mundo deberían promover la protección de sus hijos ; no importa si estos «niños» son sus hermanos, amigos o parientes de cualquier edad.

La mujer tiene un papel importante de guía de sus hijos en la correcta dirección , infundiendo en ellos la belleza, la bondad, la alegría, la salud, la verdad, el coraje y la audacia.

Las mujeres que desean tener un hijo deben comenzar a educar al niño desde el comienzo del embarazo. Aquellos que, por razones particulares, no tienen hijos deben tener la misma preparación para satisfacer las necesidades de los niños del mundo.

Lecciones de amor

Esta educación comienza en el útero de la madre . Tocando su abdomen, la Madre dirá:

«Mi bebé, escúchame bien. Yo, tu Madre, te recomiendo, cuando naces, cultivar la belleza, la bondad y la verdad. Escucha, hija mía, cuando naces, quiero que seas realmente hermosa: física, emocional, mental y espiritualmente. Esta es tu primera lección , que te repetiré todos los días para que tu alma pueda comprenderla firmemente.

La segunda lección te dice que siempre debes ser una niño (o niña ) bueno. Siempre debes tratar de no lastimar a nadie y siempre estar dispuesto a ayudar. Sin embargo, mi hijo, mientras tanto, tendrás que ser muy valiente y no tener miedo. No debes permitir ser utilizado para el interés de los demás. Tendrás que actuar como un león cuando se ataquen los derechos y la libertad de tus amigos y la humanidad. Hija Mía, esta es tu segunda lección, que te repetiré hasta que nazcas y luego te cantaré mientras bebes el amor de mi vientre.

Hija Mía, esta es la tercera lección : lo que sea que te pase en la vida, nunca abandonarás tu alegría; siempre serás feliz y extenderás la alegría. ¿Puedes oírme? Tendrás que difundir la alegría y compartir tu alegría.

Aquí está la cuarta lección . Ahora escucha con atención, serás un niño verdaderamente saludable y te mantendrás saludable incluso cuando seas viejo. Nunca te resfriarás, te encantarán las hermosas duchas frías, la comida natural y nunca serás atacado por enfermedades graves. Escucha con atención, te estoy preparando de tal manera que solo traigas belleza y bendiciones a tu vida.

Ahora, hija mía, esta es la quinta lección : intentarás por todos los medios ser fiel a tu conciencia y al mayor bien y bienestar de la humanidad. No puedes ser fiel si no eres fiel al mayor bienestar de la humanidad, al corazón de la humanidad. No tendrás interés en las drogas ni en la explotación. Estas no son lecciones difíciles para un corazón puro como el tuyo.

La sexta lección te lleva a ser valiente y audaz en la defensa de los débiles y los enfermos, en guiar a los ciegos y apoyar a quienes trabajan por la construcción de un mundo nuevo. Hija Mía, ¿ves cuántas cosas buenas te esperan en el camino?

Ahora te presento la séptima lección : serás creativo; te inspirarás en los reinos superiores y serás una espléndida sinfonía en la vida humana. Voy a repetirte esta lección todos los días hasta que nazcas. Y también continuaré recordándote estas lecciones hasta el día en que te deje, hija mía «.

Así es como una madre debe comenzar a educar a su hijo en la escuela del útero. El útero es la escuela más preciosa, y el maestro supremo es la vida, además de los pensamientos y la imagen de la Madre.

Dar a luz a un cuerpo … y un alma

Se cree que la madre da a luz a un niño, un cuerpo, pero no es así. La madre no solo debe dar a luz un cuerpo sino también la parte emocional, mental y espiritual del niño . Una verdadera Madre también da a luz a la imagen de su hijo. Y cuando el niño crece, la madre vela por cada paso que da el niño.

De esta manera, las mujeres realizan su función como Madre de la humanidad para mejorar el mundo «.
Bianca Buchal *

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat