Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La soledad de la maternidad

Vivimos en grandes ciudades, aislados, en espacios pequeños .

En un contexto en el que las madres debemos afrontar la maternidad solas.

Tanto madres como padres nos sentimos demasiado solos, cargados de responsabilidades.

Afrontar solos la crianza de los hijos está llevando a un alto índice de separación en las parejas.

Antes todo era muy distinto, las sociedades se agrupaban en aldeas o comunidades.

En todas ellas la crianza era compartida entre los diferentes miembros de la comunidad.

De esta manera, cuando el bebé era pequeño, la madre podía dedicarle su atención mientras otras personas se encargaban del  hogar y del cuidado de los niños más mayores.

Este tipo de estructura social matriarcal fomentaba valores femeninos y de respeto por los ritmos vitales.

Y permitía a las madres conectarse con su instinto natural y dar respuesta a las demandas de sus hijos.

A la vez, otorgaba sustento a las madres para que estas no se vieran sobrepasadas por el cansancio.

Este apoyo emocional lo proporcionaban el resto de madres, cuidándose entre ellas.

En estas circunstancias sí es posible criar hijos sanos al atender con respeto sus necesidades.

Ninguna madre reciente debería sentirse sola o estar sola.

En nuestro centro las madres y padres que quieren pueden acudir a grupos de crianza para compartir con otras familias sus experiencias y aprendizajes.

http://centronacer.es/educacion-y-crianza/

 

Abrir chat