La OMS dice que “las experiencias positivas de las mujeres en el marco de la atención prenatal y el parto pueden sentar las bases para una maternidad saludable”.

Postula que la experiencia que tenga una mujer de la atención sanitaria es clave para transformar la atención prenatal y crear familias y comunidades prósperas.

Las mujeres deseamos que se nos permita experimentar el embarazo de forma positiva, queremos participar activamente.

Sin embargo las clases de preparación al parto con frecuencia nos transmiten una visión patológica del mismo: se nos presenta el parto como una situación peligrosa para nosotras y el bebé, que sólo mediante la intervención médica tendrá un buen fin.

Son cursos en los que se nos introducen conceptos caducos, miedos varios, y una gran desconfianza en nuestro cuerpo.
Según un estudio realizado por un grupo de matronas del País Vasco publicado en la revista científica Nursing Research, las clases de educación maternal no mejoran el parto, los contenidos que se imparten son prácticamente los mismos que hace 40 años.

La educación para el nacimiento es uno de los componentes más importantes hacia el logro de un parto humanizado y en consecuencia, debe modernizarse adaptándose en programas y filosofía a las recomendaciones de la Estrategia de Atención al Parto Normal.

Las matronas de Atención Primaria, han realizado un gran esfuerzo en este sentido para ir adaptándose a las nuevas necesidades, fruto de los cambios sociales antes mencionados, modificando los contenidos y la metodología del programa. Pero esta adaptación al contexto social se ha ido produciendo de manera individual y de forma desigual, sin ir acompañada de una actualización formativa institucional y una adecuación de los recursos.

¿Cómo vencer el miedo al parto cuando es un miedo que se nos inculca en nuestra cultura?

Con una buena preparación al parto, que contemple tantos los aspectos físicos, como mentales y emocionales.

Una preparación que nos aporte conocimiento, es decir, información actualizada basada en la evidencia para poder tomar decisiones que los profesionales de salud puedan respetar.

Una preparación no sólo teórica sino eminentemente práctica, que enseñe a conectar con el propio cuerpo, para saber qué necesita este en cada momento.

Esta conexión con el cuerpo favorece una mejor dilatación, permite gestionar mejor las molestias, ayuda a encontrar la mejor postura, y permite que el parto sea fluido.

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat
Powered by