Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La cultura popular infantil en la creación de vínculos. Con permiso del «Baby Shark»

      

La primera necesidad que tenemos con el niño y él con nosotros es la de comunicarnos, pero, ¿cómo hacerle comprender que estamos allí, que le observamos, que le queremos y, aún más difícil, como interpretar lo que nos pide y necesita? Las canciones de cuna, los juegos de dedos y tacto o las poesías y retahílas son un vehículo maravilloso en este primer encuentro interpersonal. Utilizamos el contacto físico y la voz cuando acariciamos al pequeño, lo mecemos, o le hacemos un juego rítmico, favoreciendo las primeras y más importantes necesidades primarias y vínculos para el conocimiento del otro y de uno mismo. Es en esta relación donde se cultivan los sentimientos de seguridad y bienestar, necesarios para una progresiva autonomía y desarrollo individual y social.

Si pensamos en el ritmo acelerado de vida a que nos vemos sometidos en la actualidad, el uso a veces abusivo de la TV y de los medios informáticos comprenderemos que los maravillosos espacios de tiempo de contacto humano, de juego y de fantasía que se dedicaban a hijos y a nietos para contar poesías, viejas leyendas, historias, canciones, o juegos se han reducido notablemente.

Con la cultura tradicional infantil, no sólo entramos en contacto con nuestro ser más profundo o con nuestro entorno más cercano, sino que a lo largo de los años al ser humano ha heredado leyendas, acontecimientos, melodías, juegos, etc. Así, cuando transmitimos éstos al niño, lo vinculamos a una cultura, a una sociedad, a una lengua, con unos dichos que poseen una sabiduría popular, lo vinculamos a la tierra como un ser vivo más que sigue el recorrer del tiempo, despertando la conexión más profunda con el ciclo vital del que forman parte.

Además, existe un factor fundamental que posee la literatura y la música popular infantil y es la necesidad de actividad y de juego.  En el niño todo es rítmico, responde a un ciclo que podríamos denominar “glosicomotor”, asociando palabras y acción. Nuestro folklore, además de sus poemas tradicionales tan ricos en estructura léxica que producen sonoridad y movimiento, ofrece textos asociados directamente al ritmo, desde el «pinto, pinto gorgorito» ó el «aserrín aserrán» hasta los juegos de palmas, comba o rondas.

Con una base léxica rica en sonoridad, el movimiento, el juego, tan importantes en la vida del niño, desarrollamos tres aspectos fundamentales: lo neuromotor, al tener posibilidades de movimiento conoce el espacio y los objetos; lo afectivo, ya que entra en relación con los otros y con el mundo; y lo físico, ya que descubre el espacioy lo integra, también utiliza su cuerpo y lo organiza.

Por todo ello, madres, padres y maestros hemos de recuperar y transmitir nuestro legado literario, musical y humano frente a la creciente corriente globalizada bilingüe, la visión instrumentalizada, didáctica y sobre-estimulante hacia la etapa de 0-6 años, más cercana a la Primaria que a la actividad lúdica Infantil, o la necesidad de “querer enseñar a los niños” instruyéndolos tanto en el que o como sentir un mensaje, un sentimiento o un movimiento (alejándonos de la grandiosa complejidad del ser humano para ser, pensar y sentir) con la idea de que al niño ha de entenderlo todo, ofreciéndoles incluso, un lenguaje pobre e “infantilizado” pese a como decía  Juan Ramón Jiménez:  “No importa que en el poema el niño no lo entienda todo; bastará que se llene del sonido, el sentido de las palabras coloreadas, deslizándose en la entonación, brincando en el ritmo, apropiándose de los sonidos y jugando con la imaginación”.

Porque el niño necesita jugar con las palabras; porque cada vez tiene menos oportunidad de hacerlo y porque pocas cosas pueden ser más hermosas que ver la cara de un niño cuando se les recita una poesía, escucharlo reír o bailar al son de las cancioncillas y retahílas de toda la vida; porque la calle se tiñe de añoranza con el sonsonete jubiloso de sus voces y juegos para que en nuestros días el río discurra aún, con menos agua, pero vivo y cristalino.

Para más información y recursos sobre la cultura popular infantil: https://pinpinzarramacatin.wixsite.com/pinpinzarramacatin/los-ritmos

Abrir chat