Nuestra pelvis es el mayor receptáculo de energía y
donde se alojan nuestros órganos sexuales internos (…)
Es la zona de nuestro cuerpo donde se asientan las partes
más blandas y donde se arraiga la fuerza de la vida.
Es el seno que amorosamente acoge a un ser vivo y
representa nuestra firmeza, nuestras raíces y
nuestra proyección al mundo.

Carmen paz, La Bendición de ser mujer

Toda mi vida he indagado en prácticas diversas de conciencia corporal y sensorial que me aportaran mayor aprendizaje de mi cuerpo y me llevaran a una mayor conexión y coherencia interna. No fue hasta que hice una formación especializada en Suelo Pélvico y Movimiento en Italia( con Nuria Vives, a la que siempre estaré agradecida), que descubrí la belleza y la creatividad femenina residente en la pelvis.

Esta metodología de trabajo corporal, la enseño tanto a mujeres que desean concebir como mujeres embarazadas y en posparto, porque en la pelvis es un cuenco de emociones y creatividad. En Oriente, para los grandes sistemas de pensamiento tradicionales, se encuentra nuestro centro vital , de ahí la gran importancia de conectar con este punto y fortalecerlo.

Cualquier mujer debería conocer la anatomía de su pelvis y reconocerla en una manera más profunda, para entrar en contacto con todo su potencial físico y creativo. Pero para ello es fundamental trabajar desde la conciencia.

La mujer que trabaja su conciencia pélvica puede descubrir qué zonas de su cuerpo pudieron quedar bloqueadas, quizá por no poder expresar las propias emociones en su momento.

El trabajo de conciencia sensorial nos permite  ir recuperando la percepción y el movimiento de estas zonas “dormidas”, y profundizar en ellas, mejorando así la percepción de nosotras mismas, con y en nuestro propio cuerpo, mientras sintonizamos con las emociones y sensaciones que se van despertando.

Respirar profundamente sirve para distender el cuerpo, conectar con la musculatura del suelo pélvico a través de la práctica sensorial y el movimiento circular y redondeado de la pelvis, nos lleva a sentir el suelo pélvico más presente y nos conecta con el placer.

Cuando se habla de recuperar nuestro cuerpo de mujer, en concreto quiere decir recuperar la sensibilidad y el movimiento de la pelvis . Que nuestro vientre canalice y exprese nuestra emoción y nuestra alegría de vivir.

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat