Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¿De quién es la culpa?

En los últimos tiempos vengo observando tanto en los entornos sanitarios como en las redes sociales, cómo la promoción de la lactancia y el eslogan “el pecho es lo mejor” está haciendo que muchas madres vivan con culpa o vergüenza su decisión de alimentar a sus hijos con lactancia mixta o con leche artificial.

Ayer sin ir más lejos una madre me contaba su frustrante experiencia con la lactancia y el enorme sentimiento de culpa que tuvo tras decidir pasarse a la lactancia mixta por un problema de hipoplasia e hipotiroidismo.

Esta madre reflexionaba, muy acertadamente, acerca de cómo la manera en que alimentamos a los bebés ha llegado a definir la maternidad.
Esta reflexión me causó un gran impacto, porque pienso que en ello tenemos una enorme responsabilidad los sanitarios que acompañamos a las madres en el embarazo y en el posparto.

Me pregunto cómo estoy transmitiendo la información a las mujeres que vienen a mi consulta.
¿Puedo quizás sin ser consciente estar contribuyendo a incrementar el sentimiento de culpa de las madres?
¿He juzgado alguna vez a una madre entre buena o mala, según amamantara o no a su bebé?.

Seguro que sí. Estoy convencida de que cuando empecé a pasar consulta de lactancia, mi entusiasmo por favorecer la lactancia materna y ayudar a la madre y a su bebé, me hiciera olvidar la importancia de la escucha.
Ahora cada vez me doy más cuenta de la importancia de escuchar, desde el respeto absoluto, y sobretodo, de ACEPTAR.

Y me pregunto:¿De quién es la culpa?
¿Cómo es posible como profesionales, que sólo informemos a las madres de los beneficios de la lactancia materna y no hablemos de la lactancia artificial, ni de cómo hacer un biberón?

Quizás podríamos informar de lo que de verdad significa y conlleva la lactancia, poniendo el acento no tanto en los beneficios de la salud como en la diversidad de experiencias y maneras de afrontar las dificultades.

¿Y tú , me quieres compartir tu historia?
Me encantaría leerte.

Abrir chat