CÓMO LOGRAR UNA LACTANCIA MIXTA EXITOSA

CÓMO LOGRAR UNA LACTANCIA MIXTA EXITOSA

Cómo lograr una lactancia mixta exitosa

 

Habitualmente, se producen tres problemas cuando se quiere mantener una lactancia mixta :

 

  • •Del biberón sale más leche y más rápido: los bebés cuando maman reciben en cada succión pequeñas cantidades de leche y esto les requiere esfuerzo y tiempo. Con el biberón toman la leche muy rápido, ésto hace que se frustren cuando están en el pecho y puedan rechazarlo.

 

  • •Confusión tetina- pezón: la forma de succionar del pecho es totalmente diferente de la forma de succionar del biberón.

 

  • •La mujer empieza a ‘tener menos leche’: Ya sabemos que a más succión más producción, y al contrario: Menos succión, menos producción.
  • Un bebé que comienza con leche de fórmula, estará saciado más tiempo, y demandará menos. Como demanda menos, la mujer irá produciendo menos leche, por lo que el bebé necesitará progresivamente más cantidad de leche artificial.

 

  • ¿Cuáles son las consecuencias?

    Llega un momento que el bebé ‘ se pelea con el pecho’ . Coge, suelta, vuelve a coger, tira con la cabeza hacia atrás…Llora… y sólo se calma cuando se le da el biberón (suele coincidir con la crisis de los tres meses).

 

Y sabiendo todo esto, ¿Qué podemos hacer para no perder la lactancia?

 

Para no perder la lactancia es un necesario un acompañamiento profesional :
Te recomiendo que pidas una valoración con un fisioterapeuta especializado en lactancia materna, para resolver los problemas músculo-esqueléticos que puedan estar dificultando que tu bebé haga una succión adecuada.

Pide consulta con una asesora de lactancia o a una matrona IBCLC  para ayudarte a escoger bien el método de suplementación adecuado.

Existen muchos métodos de suplementación: el vasito, la cuchara, la jeringa… Todos dirigidos para evitar la confusión tetina pezón.

El método por excelencia en estos casos suele ser el relactador.

¿Qué es el relactador?

 

El relactador es  un recipiente en donde se echa el suplemento y una sonda (un tubito fino y largo) en el que un extremo va en el recipiente y el otro extremo a la boca del bebé mientras toma el pecho.

De esta manera, el bebé toma el suplemento mientras succiona del pecho, por lo que sigue estimulando la producción de leche.

 

¿Cómo se utiliza? 

 

  • •Se puede poner primero el bebé al pecho y deslizar la sonda por la comisura mientras mama y dirigirla hacia el paladar.
  • No es necesario que la sonda esté llena de leche para introducirla, ya que con la succión, el bebé irá haciendo el vacío y la leche se irá desplazando.
  • •Otra opción es pegar la sonda al pecho con un adhesivo antes de poner al bebé a mamar.
  • •El recipiente que contiene el suplemento NO debe estar más alto que la cabeza del bebé.

 

¿Cómo suplementar en la lactancia mixta?

 

  1. Poner a mamar al bebé de un pecho, optimizando la toma con compresión mamaria y después hacer lo mismo con el otro pecho.
  2. Una vez terminado, si el bebé sigue con ganas de comer, volver al pecho inicial realizando la toma con el relactador.

 

Otro método de dar el suplementar  que el método tradicional del biberón es el método Kassing, que es una forma de administrar el suplemento al bebé con biberón, de manera que interfiera lo menos posible en la lactancia.

 

El método Kassing

 

Esta manera de dar la leche permite al bebé tomar la leche de la manera más fisiológica, respetando el su ritmo, optimizando el volumen ingerido y colocando la lengua de una manera similar a la succión que hace en el pecho.

Para utilizar este método necesitamos:

  • Dar el biberón lo más horizontal posible para conseguir que lo tomen despacio (como en el vídeo).
  • Estimular el reflejo de búsqueda tocando las mejillas, los labios la nariz y poner la tetina entera cuando esté la boca bien abierta.
  • Es el niño el que controla la velocidad y cantidad que desea tomar.
  • Dejar que haga 10-15 succiones y sacar de la boca como el tapón de una botella de cava.
    Volver a empezar.

 

Esperamos que todas estas orientaciones puedan ayudaros a lograr la lactancia mixta feliz y duradera que deseáis.

PEZONERAS ¿ALIADAS O ENEMIGAS?

PEZONERAS ¿ALIADAS O ENEMIGAS?

Pezoneras ¿aliadas o enemigas?

 

Hace unos años las pezoneras eran casi demonizadas por las asesoras de lactancia, porque se alegaba que interferían en la lactancia .

Hoy día se sabe que unas pezoneras, bien elegidas y bien usadas, pueden ser de gran ayuda para salvar una lactancia

 

Entonces, ¿cuándo se recomienda el uso de pezoneras?

 

  • •Cuando hay grietas o dolor en los pezones, en algunos casos el uso de las pezoneras mejora el dolor. En estos casos, podemos decir que son un apoyo a la lactancia hasta que se soluciona la causa original de los problemas.
  •  
  • •Cuando hay problemas de agarre o de succión, por ejemplo cuando hay una anquiloglosia o frenillo corto.
  •  
  • •Cuando la boca del lactante es muy pequeña; pezones excesivamente grandes; bebés cuya succión es muy débil (por ejemplo, prematuridad).
  •  
  • •Si el agarre al pecho es difícil debido a los pezones maternos planos o invertidos, después de haber agotado otras estrategias.

 

 

¿Cómo sé qué medida pezonera debo elegir?

 

Medela por ejemplo dispone de tres tallas de pezoneras: 16mm, 20mm, 24mm.

En las tiendas, si no lo especificas, te venden por definición la medida estándar (20mm) y por muy estándar que sea es muy posible que no sea la adecuada.

Las pezoneras deben usarse con precaución bajo la supervisión de un experto en lactancia.

A menos que se utilicen correctamente, pueden contribuir a un aumento de peso inadecuado porque la transferencia de leche al bebé puede verse afectada.

Recuerda que la talla adecuada evita que el pezón se lastime.

 

Y ¿cómo se colocan?

 

Las pezoneras no se dejan sobre el pezón y la areola, es necesario evertir las alas para que la pezonera haga el vacío y se agarren al pezón.

Si están mal colocadas, el bebé al moverse las puede desplazar a cada momento, lo que produce una lucha constante y agotadora.

Si no se consigue un agarre óptimo, el bebé no va a conseguir una buena transferencia de leche y, además, al intentar presionar sobre el capuchón puede causar heridas sobre el pezón.

Además hay que tener muy en cuenta la eficacia de su uso, comprobando que el bebé consigue un buen agarre, aumenta debidamente de peso y extrae la suficiente leche.

 

 

¿Y el riesgo de que se haga dependiente de las pezoneras?

 

Esta es la principal crítica en contra de las pezoneras. Mucha gente dice que lo mejor es evitarlas porque puede hacer que el bebé aprenda a tomar el pecho de una forma diferente y esto dé lugar a que no pueda prescindir nunca de ellas.

Ese riesgo existe. Pero cuando una lactancia es tan dolorosa o poco efectiva que está en juego perderla definitivamente, este es un mal menor.

Y además, una vez solucionados los problemas que nos llevaron a usarlas hay formas adecuadas para retirarlas.

 

 

Estrategia para la retirada del uso de pezoneras

 

 

  • Prueba a quitar las pezoneras después de la toma, cuando el bebé está lleno, somnoliento y sigue succionando.
  •  
  • También puedes probar a quitar la pezonera en medio de la toma. Si el bebé se muestra contrariado, intentarlo de nuevo más tarde.
  •  
  • Muchos bebés aceptan de manera espontánea la retirada sin necesidad de una transición.
Abrir chat