DESPIERTA TU PELVIS

DESPIERTA TU PELVIS

Nuestra pelvis es el mayor receptáculo de energía y
donde se alojan nuestros órganos sexuales internos (…)
Es la zona de nuestro cuerpo donde se asientan las partes
más blandas y donde se arraiga la fuerza de la vida.
Es el seno que amorosamente acoge a un ser vivo y
representa nuestra firmeza, nuestras raíces y
nuestra proyección al mundo.

Carmen paz, La Bendición de ser mujer

Toda mi vida he indagado en prácticas diversas de conciencia corporal y sensorial que me aportaran mayor aprendizaje de mi cuerpo y me llevaran a una mayor conexión y coherencia interna. No fue hasta que hice una formación especializada en Suelo Pélvico y Movimiento en Italia( con Nuria Vives, a la que siempre estaré agradecida), que descubrí la belleza y la creatividad femenina residente en la pelvis.

Esta metodología de trabajo corporal, la enseño tanto a mujeres que desean concebir como mujeres embarazadas y en posparto, porque en la pelvis es un cuenco de emociones y creatividad. En Oriente, para los grandes sistemas de pensamiento tradicionales, se encuentra nuestro centro vital , de ahí la gran importancia de conectar con este punto y fortalecerlo.

Cualquier mujer debería conocer la anatomía de su pelvis y reconocerla en una manera más profunda, para entrar en contacto con todo su potencial físico y creativo. Pero para ello es fundamental trabajar desde la conciencia.

La mujer que trabaja su conciencia pélvica puede descubrir qué zonas de su cuerpo pudieron quedar bloqueadas, quizá por no poder expresar las propias emociones en su momento.

El trabajo de conciencia sensorial nos permite  ir recuperando la percepción y el movimiento de estas zonas “dormidas”, y profundizar en ellas, mejorando así la percepción de nosotras mismas, con y en nuestro propio cuerpo, mientras sintonizamos con las emociones y sensaciones que se van despertando.

Respirar profundamente sirve para distender el cuerpo, conectar con la musculatura del suelo pélvico a través de la práctica sensorial y el movimiento circular y redondeado de la pelvis, nos lleva a sentir el suelo pélvico más presente y nos conecta con el placer.

Cuando se habla de recuperar nuestro cuerpo de mujer, en concreto quiere decir recuperar la sensibilidad y el movimiento de la pelvis . Que nuestro vientre canalice y exprese nuestra emoción y nuestra alegría de vivir.

¿TE SIENTES VIVA? RESPIRA

¿TE SIENTES VIVA? RESPIRA

Te propongo una meditación : ponte de pie y descálzate,

Prueba a sentir la tierra bajo la planta de los pies ….
afloja las rodillas, libera la pelvis, estate presente en la respiración …                                                                                            A través de la respiración siente la musculatura profunda del bajo vientre….
el suave movimiento interno del suelo pélvico presente, como un ritmo hipnótico de vaivén muy placentero,                    Cuando respiras ahí puedes sentir una sensación de hormigueo desde el suelo pélvico hacia las piernas, y de la planta de los pies hacia la Tierra…..                                                                                                                                                            Cuando relajas la pelvis y los hombros, puedes sentir como el pecho se va abriendo, cómo te pesa menos la cabeza y te sientes más alineado hacia arriba…hacia el Cielo…

Alienado… Tierra y Cielo….Cielo y Tierra…

Estar en el cuerpo te ayuda a sentirlo de otra manera, más consciente , más integrado.

En nuestro día a día no prestamos atención a cómo respiramos, nuestra respiración habitual es pobre y esto conlleva un empobrecimiento de la vitalidad general, cansancio, fatiga, falta de conexión con nuestro cuerpo y con nosotras mismas. .

Según explica A. Lowen en La espiritualidad del cuerpo existe una relación entre respirar y sentir.

Respirar profundamente es sentir profundamente.

Si respiramos profundamente hasta la cavidad abdominal, esta zona cobra vida. Cuando no respiramos profundamente, suprimimos ciertos sentimientos asociados con el abdomen.

Exhalar es rendirse y soltar, inhalar es llenarse y contener .

En el pecho retenemos los sentimientos y hay miedo a exhalar, a soltar. Cuando tus sentimientos son tan dolorosos que resultan insoportables, haces todo lo posible para no tener contacto con ellos y respirars superficialmente para no sentirlos.

Las emociones son la vida del cuerpo. Cuanto más profunda y plenamente respiras , más viva estás.

Cuando más viva estás más sientes..

¿SABES ESCUCHAR TU CUERPO?

¿SABES ESCUCHAR TU CUERPO?

“En este momento, en el lugar preciso en que usted se encuentra, hay una casa que lleva su nombre. Usted es su único propietario, pero hace mucho tiempo que ha perdido las llaves. Por eso permanece fuera y no conoce más que la fachada. No vive en ella. Esa casa, albergue de sus recuerdos más olvidados, más rechazados, es su cuerpo. “                                             Thérèse Bertherat, El cuerpo tiene sus razones.

Nuestro cuerpo es nuestra casa, nuestro templo, es el que nos permite experimentar, aprender, amar y sobre todo sentir.

Nuestro cuerpo es el lienzo donde se dibujan todos nuestros estados emocionales y mentales y quedan grabados en nuestra estructura celular, en nuestros músculos.

Habitualmente vivimos en nuestra cabeza, nos identificamos con nuestros pensamientos, sólo prestamos atención al cuerpo cuando nos duele algo, entonces tomamos pastillas para acallar el dolor.

El cuerpo nos habla, pero la mayoría de las veces no lo oímos ni entendemos, requiere atención, pararse a escucharlo y aprender a descifrar sus mensajes y comunicarnos con él.

Nuestro cuerpo es sensible, es inteligente ,archiva la memoria tanto de nuestro consciente como de nuestro inconsciente, de todo lo que nos ha pasado..

Habitar el cuerpo es sentir la vida dentro de él. La mayoría de las enfermedades entran cuando tú no estás presente en tu cuerpo.

 “Si el amo no está en la casa, cualquiera puede entrar.»

Para un momento, siéntate o túmbate y observa sin juzgar lo que sientes.El cuerpo necesita que le prestes tu atención, esa atención, es energía para la regeneración de tu organismo.

Tu sistema inmunológico se fortalece; tu sistema nervioso y tu sistema psíquico también..

Cuando estoy en mi cuerpo, sé lo que siento, lo que es bueno para mí,lo que me nutre y lo que no, y actúo con sabiduría.

Estar enraizado en el cuerpo centra la mente, proporciona presencia, equilibrio y serenidad.

EL MASAJE DE PELVIS PARA ALIVIAR EL DOLOR DEL PARTO

EL MASAJE DE PELVIS PARA ALIVIAR EL DOLOR DEL PARTO

La pelvis de la mujer debe ser dinámica en el trabajo del parto para facilitar el paso del bebé. Sin embargo, la pelvis es una gran desconocida para las mujeres embarazadas.

Tomar conciencia del cuerpo, visualizar la propia pelvis y comprender qué posiciones y movimientos favorecen el descenso del bebé, van a ser cuestiones fundamentales que abordemos de forma práctica en nuestros cursos de preparación al parto.

Existen muchas posturas y ejercicios para desbloquear la pelvis, en posición de cuadrupedia, de pie, sentadas sobre un balón…

El masaje que a continuación os describo es también muy útil para aliviar las tensiones de la pelvis; y durante el trabajo de parto.

PRÁCTICA

Déjate guiar por tu compañera para la presión, intensidad y ritmo del contacto.

Maniobras:

1.Desde el cóccix sigue el borde óseo del sacro con los pulgares hasta las caderas, repitiendo varias veces.
Puedes ir haciendo ligera presión o pequeños círculos.

2. Una mano quieta sobre el sacro ejercita un ligera presión intermitente, como un bombeo. También se puede hacer con las dos manos cruzadas, una sobre la otra.

3. Manos bien abiertas sobre los glúteos, gíralas simultáneamente hacia el exterior masajeando con toda la mano la musculatura glútea.

PREPARAR TU PARTO EN PAREJA FAVORECE EL VÍNCULO EMOCIONAL

PREPARAR TU PARTO EN PAREJA FAVORECE EL VÍNCULO EMOCIONAL

Durante los años que llevo acompañando a parejas en los cursos de Preparación al Parto desde una metodología vivencial, cada día estoy más convencida de sus beneficios  tanto a nivel físico, psicológico como emocional.

Las parejas encuentran nuevas formas de vincularse y comunicarse con su hijo a través del movimiento, la música, el juego y las sensaciones corporales.

Aprenden recursos, como son la toma de conciencia corporal y la respiración, para vivir su día a día con mayor tranquilidad y conexión.

Aprenden  a percibir las necesidades del otro y a brindarse un apoyo respetuoso.

Todo esto les permite visualizar su parto desde un punto de vista más natural y positivo, confiando en su cuerpo y en su sabiduría .

Aquí te describo uno de los ejercicios que más suelen disfrutar, te animo a practicarlo con tu pareja.

PRÁCTICA

Nos sentamos con las piernas abiertas. Nuestra pareja apoya el arco de sus pies en el interior de nuestra pierna.

Cogidos de las manos nos balanceamos lentamente hacia adelante…..y hacia atrás…..

Repetimos varias veces…con lentitud…sintiendo la respiración en nuestro vientre, como un suave masaje para el bebé.

A continuación describimos un círculo varias veces hacia un lado… nuestra pareja estará atenta a nuestro cuerpo y a cómo nos movemos.

Y después hacia el otro…disfrutando del encuentro con el otro, jugando, siendo creativos.

Descárgate este ebook gratis

Ejercicios de preparación al parto en pareja para un parto más fácil.

Abrir chat